domingo, 8 de junio de 2008

Ejemplos de superación.



Leyendo un artículo de María José Casas en el que se habla del Síndrome de Down y nos explica qué es dicha enfermedad y en qué afecta a los que la padecen y comienza a explicarlo con una carta escrita por un niño de doce años:

“Tengo doce años, pero no lo parece. Soy más bajito de lo que corresponde a mi edad y todavía no hablo correctamente, pero ya sé leer y escribir, y sumar.”

“Nací con el síndrome de Down, que no es una enfermedad sino…. (buf, esto voy que tener que copiarlo es superdifícil) un trastorno genético por el cual tengo tres unidades en el cromosoma 21 en lugar de las dos habituales” y el cuello más corto, y el pelo muy finito y liso ( a mi hermana le mola peinarme), y no pienso ni aprendo tan rápido como los demás niños”.

“Voy al mismo colegio que mis hermanos, no al curso que me corresponde, sino a uno inferior, y dos horas al día viene a la clase una chica muy simpática que me ayuda con las cosas que más me cuestan. Durante el recreo me encanta jugar al baloncesto. Soy superbueno encestando y si se hacen equipos siempre me eligen de los primeros aunque soy patosillo, por eso de que mis músculos son más blanditos y débiles; pero entreno muchísimo, porque cuando se me mete algo en la cabeza…..”

“Dentro de unos años cambiaré de colegio. Dicen mis padres que entonces los que nos ayudan con mi reeducación, me enseñarán a ser autónomo, para que cuando sea mayor pueda ir cada día a trabajar y a ganar un sueldo. Así seré útil a los demás y más independiente (esto me lo ha dictado mi hermano, y quiere decir, que no tendré que pedir dinero a mis padres para mis cosas y no depender de ellos)”.

Esta carta y el video del padre australiano que realizo la ironman, son todo un ejemplo de superación, y apoyan la idea de querer es poder.
Este blog no será muy importante. Caeré en muchas contradicciones. Podré estar o no equivocada en mis opiniones. Pero lo que nunca nadie me podrá negar, es que nunca he priorizado la temática de mi blog frente a los temas que de corazón todos sabemos que deben tener su relevancia, no se si ha sido por eso o porque todavía no he decidido la linea por donde quiero llevar mi blog o quizas porque no la quiera decidir ya que esa indecisión me permite hacer estos kit kats, y dejar espacio a lo verdaderamente importante.


Este año Atzegi, asociación Guipuzcoana en favor de las personas con discapacidad intelectual han querido abordar el tema de las oportunidades de empleo ordinario para las personas con discapacidad intelectual como eje central de la Campaña Anual de Sensibilización. Con el lema “En el trabajo, ya verás” han querido expresar la idea de que estas personas son capaces de realizar trabajos diversos, en diferentes ámbitos y reivindicamos oportunidades de empleo en la comunidad, no necesariamente en centros especiales de empleo.

Nunca niegues un espacio de tu blog a una causa tan justa como esta, porque ningún ser humano merece que lo excluyas del mundo. Recuerda, hablar de las cosas que sí importan, es dar al blog una razón de ser que superará todas las expectativas que puedas tener para con él y eso es lo que he decidido que voy a hablar en mi blog de lo que me importe en el momento preciso, y espero sinceramente que los que me leaís esteís de acuerdo conmigo, y sigais leyendome.

3 comentarios:

izasi dijo...

de momento, sólo se me ocurre esto
muy bueno y muy valiente...
y muy bueno

hombre vital dijo...

Todos tenemos que tener la posibilidad de ser lo que queramos ser. Que abras tu blog a temas de gran calado humano e indeclinable sentido solidiario indica que con un espíritu comunitario incuestionable has elaborado un pórtico idóneo para que, en cada momento, reflejes cuestiones que a todos nos comprometen como personas y como ciudadanos. Un ejemplo de compromiso.

Yolakanttu dijo...

Gracias izasi, me encanta que os guste, y a ti hombre vital, me gustaría tener esa facilidad literaria con la que escribes, y solo comento una cosa, me encanta- ría no tener que tratar este tipo de temas,trabajando un poco la empatia, seríamos capaces de solucionar muchas injusticias de este mundo, ójala algun día, no haya la necesidad de reflejar estas cuestiones, ójala.